Y mi bebé se convirtió en un niño

Cuando decidí ser madre pensé que cuidar, atender y educar a un niño sería sencillo. Mi marido y yo acudimos a clases de preparación al parto y nos dieron unas pautas de como atender a nuestro bebé, un manual sobre “qué hacer” para casos muy concretos y hasta ahí estaba todo claro.

Pero mi bebé se convirtió en niño, empezó a hablar, a relacionarse y también a elegir sus amistades. En este momento me aparecen nuevas inquietudes y preguntas ¿Cuál es la manera correcta de abordar ciertos temas? ¿Cómo y cuando poner límites? ¿Qué cosas aportan a su crecimiento emocional y cuáles no?

Todos sabemos que la educación de un niño es importantísima ya que estos valores los formarán como adultos. Con solo 4 años mi hijo empezó a plantearme sus inquietudes, y no me resulta fácil gestionarlas porque sé muy bien que con cada respuesta le estaré dando herramientas para el futuro.

170202_txokofamilias-11Cosas cotidianas como “David no me deja jugar al Parchís porque dice que juego mal” se convierten en un mundo para ellos. ¿Cómo gestionar la frustración de sentirse excluidos e inferiores?

Consternados por la rabia de saber que están excluyendo a nuestro hijo podríamos responderle “¡¡Dile que he dicho yo que tú también juegas!!” Sin embargo, debemos contener nuestro primer impulso, respirar hondo y trabajar la respuesta de acuerdo a la valiosa información que nos está dando nuestro hijo.

“Cariño a veces a los niños les cuesta jugar en grupo, pero deben saber que todos tienen que jugar, porque algunos son buenos jugando al Parchís, otros pintando, saltando a la cuerda o jugando al fútbol, por eso cuando no te dejen jugar porque no sabes, debes decirles que tú eres bueno en otras cosas, pero que también quieres aprender este juego”

Con esta segunda respuesta, le aportamos seguridad en sí mismo, le subimos la autoestima y le damos valores para tratar a sus amigos.

“Me dijo que ya no soy su amigo, que soy feo, que soy gordo, que soy gafoso, que pinto mal…” y una larga lista de etc. Esta actitud entre los niños me inquieta y me preocupa. Por eso debo estar preparada para darle las respuestas-herramientas adecuadas, porque merece lo mejor de mi, porque quiero aportarle seguridad y sé que mis respuestas de hoy son fundamentales para su desarrollo futuro.

Sé que no soy la única madre con estas inquietudes y es por eso han aparecido las “Escuelas de padres”.

En Txokolate contamos con el equipo de Aurrez Aurre para resolver nuestras dudas y ayudarnos con pautas y muchas otras herramientas para gestionar estos temas. El 30 de abril nos ofrecerán el taller MUSIKATU con la música como herramienta para trabajar en familia las emociones de los pequeños de la casa.

INSCRÍBETE AQUÍ

¡Os esperamos en Txokolate para disfrutar en familia!

Sonia

1 Comentario

  1. La verdad que no sabes cómo actuar más bien por no quedar mal con algún que otro padre/madre pero y si no actúas, que pensará tu hijo de ti?
    Muchas gracias por tu ayuda Sonia, te lo agradezco de corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *